martes, 17 de julio de 2012



INTRODUCCIÓN

Existen diferentes procesos biotecnológicos para limpiar los suelos contaminados. El principio básico consiste en destruir o modificar los materiales contaminantes con el fin de disminuir su peligrosidad o dejen de serlo por completo. Todos los procesos de remediación biológica aprovechan la capacidad degradativa de los microrganismos del suelo y en algunos casos también la capacidad depuradora de las plantas.

Este sistema de descontaminación y de control de contaminantes en diversos ambientes mediante el empleo de plantas (fitorremediación) implica una biotecnología capaz de degradar, acumular, extraer e inmovilizar los contaminantes del suelo, aguas superficiales y subterráneas. Es una técnica efectiva, de bajo coste y presenta un impacto ambiental mínimo o nulo respecto a otros 
Este sistema de descontaminación y de control de contaminantes en diversos ambientes mediante el empleo de plantas (fitorremediación) implica una biotecnología capaz de degradar, acumular, extraer e inmovilizar los contaminantes del suelo, aguas superficiales y subterráneas. Es una técnica efectiva, de bajo coste y presenta un impacto ambiental mínimo o nulo respecto a otros 
La fitorremediación es un proceso que tiene por objeto descontaminar los suelos valiéndose de especies vegetales capaces de extraer, metabolizar y acumular las sustancias tóxicas presentes en el ambiente edáfico. Para ello, suelen emplearse diferentes especies, con probada capacidad para sanear aguas y suelos contaminados, modalidad que gradualmente está consolidándose en forma creciente.
Hasta ahora, se han identificado unas 400 plantas con distintos grados de eficiencia en la acumulación de sustancias toxicas, las cuales han tenido éxito en la remoción de metales pesados provenientes de la actividad minera.
Asimismo, los hidrocarburos poli cíclicos aromáticos (derivados en su mayoría del petróleo) son contaminantes ambientales que se encuentran por doquier en las aguas y suelos debido a causas como derrames, degradación de fósiles y descargas de desechos domésticos e industriales.

En este último aspecto, la fitorremediación podría ser definida como el conjunto de métodos para degradar, asimilar, metabolizar o detoxificar metales pesados, compuestos orgánicos, radioactivos y petroderivados por medio de la utilización de plantas que tengan la capacidad fisiológica y bioquímica para absorber, retener, degradar o transformar dichas sustancias a formas menos tóxicas.



                                           FITOREMEDIACION
La fitorremediación es una nueva alternativa tecnológica de biorremediación, que puede utilizarse para la remoción y/o estabilización de elementos tóxicos en suelos contaminados. Esta técnica consiste en el uso de plantas para limpiar suelos y agua, y está cobrando gran importancia debido a su eficiencia en cuanto a costos, además de que es una tecnología ambientalmente amigable. Las plantas tienen una habilidad única para captar y concentrar elementos esenciales y no esenciales del suelo a través de sus raíces. De esta manera, las plantas hiperacumulan metales para, selectivamente, remover y reciclar el exceso de metales tóxicos presentes en un suelo contaminado. 
El cultivo de plantas para remediar suelos contaminados con metales pesados puede proveer Una tecnología barata y sustentable para la biorremediación. El éxito de cualquier estrategia de fitorremediación depende de la identificación de especies de plantas adecuadas, que acumulen altas concentraciones de metales y produzcan grandes cantidades de biomasa. Pocas son las especies de plantas adaptadas para sobrevivir en suelos contaminados con altas concentraciones de metales. Estas especies se dividen principalmente en dos grupos: las llamadas pseudometalofitas, que crecen tanto en suelos no contaminados como en suelos contaminados; y las metalofitas, que crecen solo en suelos contaminados con metales y/o naturalmente ricos en ellos


 PROCESO QUE REALIZAN LAS PLANTAS FITORREMEDIADORAS
En general, las plantas Fito concentradoras captan especies tóxicas a través de las raíces, y en cooperación con microrganismos del suelo (microflora). Una vez en el interior del vegetal, el tóxico o xenobiótico ingresado es metabolizado, siendo transportado a depósitos situados en el tallo y las hojas. Este proceso es guiado por genes de transporte específicos, y tiene lugar sin alterar el ciclo vital del vegetal.
Por supuesto, una vez concluido el tratamiento de limpieza de un suelo, se deben tener previstos sistemas de disposición final de los residuos de las plantas tratadas. Éstos suelen incluir, para volúmenes reducidos de vegetales, la combustión, y el reciclado/ recuperación de metales de las cenizas.

PRESENTADO POR:


HAGLER RAMIREZ MARTINEZ
DAYRON ANTONIO MENA
BENANCIO MOSQUERA GARCIA
ELIAS RENTERIA PALACIOS


No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada